Enviado correctamente

Solicite
aquí más
información

20
AGO
2014

Ahorro Energético y Factor Humano


El consumo en los edificios viene condicionado en gran parte por la forma de vida y hábitos de sus ocupantes y es aquí donde nos encontraremos con situaciones totalmente dispares en cuanto a hábitos de consumo se refiere. Dos edificios exactamente iguales consumirán cuantías distintas de energía y agua debido a factores socioculturales y psicológicos de los usuarios.

Actualmente la forma más precisa y rentable de definir las variables que afectan a la eficiencia energética corresponden al gestor energético,  figura clave para obtener los mejores resultados de ahorro y eficiencia.

La figura del gestor energético en España vino definida en 2011 por el anteproyecto de ley de ahorro, eficiencia energética y energías renovables. Pero es a partir de 2013 cuando ha adoptado un papel relevante debido a los constantes cambios acaecidos en referencia a la regulación del sector energético.

Entre sus tareas está la de optimizar los consumos energéticos mediante la educación energética y la concienciación de los usuarios. El gestor energético nos facilitará la información necesaria y nos dará pautas y consejos de gran valor para mejorar nuestra forma de entender la energía y de consumirla, lo que será beneficioso tanto a nivel particular como de la comunidad o empresa.

El gestor energético conoce toda la vida de la energía y puede aconsejarnos sobre nuestros proveedores de energía, las facturas eléctricas, los contratos de suministro, las instalaciones, los equipamientos, el ahorro potencial, los impuestos, las penalizaciones, los  hábitos de consumo, la energía desaprovechada,...

Su intervención nos permitirá  además  controlar el consumo energético, conocer cuánto y cómo estamos consumiendo, qué energía desaprovechamos, conocer el estado de las instalaciones y orientarnos en las mejoras que pueden implementarse para reducir el consumo energético y por ente las emisiones de gases contaminantes, etc...

Un gestor o asesor en materia de energía no se diferencia mucho de un asesor laboral o financiero, ya que nos ayudará y guiará siempre con el fin de aplicar las medidas más ventajosas, en un marco energético complicado, en constante cambio y repleto de incertidumbres.

Ahorro Energético y Factor Humano